Antecedentes / Historia

La necesidad de realizar procesos de evaluación locales se identifican desde 1994, cuando se realizó una consulta diagnóstica sobre educación en Baja California, y en los foros de consulta realizados en 1996, donde se identificaron aspectos relacionados a los procesos de medición y evaluación de la entidad, entre los que se destacó:  

  1. No se ha dado seguimiento sistemático a los resultados que generan las evaluaciones que se realizan.
  2. No se cuenta con los medios de difusión que permitan el acceso preciso y oportuno a la información necesaria para la toma de decisiones.
  3. La evaluación educativa no se desarrolla de manera sistemática en el estado.

Esto generó compromisos, los cuales se presentaron en un apartado especial sobre evaluación, del programa sectorial publicado en febrero de 1999, en el cual se establecieron los procesos de evaluación que habrían de implementarse en el estado (no obstante que las acciones de evaluación se realizaban, el programa sectorial se publicó hasta 1999. Desde 1997 se habían iniciado ya algunas acciones al respecto), entre los puntos que se definieron estaban:

1.- Contar con información precisa y oportuna sobre el desempeño general del sistema educativo.
2.- Considerar información de tipo demográfico, social, económico, cultural, alimenticio y de salud, tomando en cuenta los programas de asistencia gubernamental.
3.- Establecer los medios para la publicación oportuna de los resultados de las evaluaciones.
4.- Diseñar un sistema estatal que considerara los resultados educativos y abriera paso a la construcción de indicadores de eficiencia, equidad, aprovechamiento y calidad.
5.- Evaluar de manera externa a la escuela.
6.- Mantener al día contenidos, materiales y métodos educativos, así como programas y acciones de formación y actualización docente.

Los incipientes procesos de evaluación en la entidad ocurrieron en un área no oficializada, denominada Unidad de Evaluación Educativa, a mediados de 1997, con un proceso de evaluación diagnóstica de los programas que operaban en el Instituto de Servicios Educativos y Pedagógicos (ISEP), con la finalidad de identificar cuántos programas realmente apoyaban los procesos de aprendizaje en la escuela, cuál era su forma de operación con relación a sus objetivos, incluyendo su ejercicio presupuestal.

En noviembre de 1997 se nombra al primer responsable de la Unidad, que asumió los procesos operativos sobre la evaluación del Factor Preparación Profesional y Aprovechamiento Escolar de Carrera Magisterial; asimismo, inició el proceso de Evaluación de la Educación Primaria (EVEP).

A partir del diagnóstico realizado, se consideró de vital importancia para el sistema generar procesos de evaluación, de tal manera que en el Programa Educativo Sectorial, de los tres apartados que contenía, uno se dedicó exclusivamente al rubro de evaluación. Esto dio pauta a que en febrero de 1999, se creara la Dirección de Evaluación Educativa (DEVED).

Paralelamente a la creación de la Dirección de Evaluación, se implanta en el ISEP un proceso de mejora continua, en donde se inicia un análisis del funcionamiento del subsistema federalizado Instituto de Servicios Educativos y Pedagógicos (ISEP) y del subsistema estatal: Secretaría de Educación y Bienestar Social (SEBS), con miras a la integración de un Sistema Educativo Estatal (SEE). En esta etapa las áreas realizan un análisis de sus procesos y construyen una visión-misión referida al funcionamiento de su área y el sistema.

La Dirección de Evaluación estructuró su visión de la siguiente manera:

  1. La DEVED integra actividades tanto de evaluación como de investigación evaluativa que generan información suficiente y precisa acerca del funcionamiento del Sistema Educativo de Baja California.
  2. La DEVED es un órgano asesor de los cuerpos colegiados que realizan la evaluación.
  3. Los procesos de evaluación son los necesarios para el modelo integrado y desconcentrado del Sistema Educativo de Baja California.
  4. La evaluación genera información útil que se difunde amplia y sistemáticamente.
  5. La evaluación ya es un elemento arraigado en el Sistema Educativo, por lo que no se ve afectada por cambios políticos.
  6. Se cuenta con un Sistema de Evaluación funcionando sobre la base de un proceso de planeación participativa, prospectiva y estratégica.
  7. Se ha consolidado un cuerpo de personal competente en evaluación, integrado por el personal de la DEVED y miembros de todos los niveles y municipios.
  8. Se ha construido y se actualiza continuamente el sistema integral de información educativa.
Se cuenta con equipamiento y tecnología modernos para realizar las funciones de evaluación.








Dirección de Evaluación Educativa.
Calle de la Industria No. 291, Col. Industrial, C.P. 21010
Tel. (686) 5-59-86-00 Ext. 8631.